Skip to main content
0
Artículo 5

Comprender el Mutismo Selectivo siempre ha sido un desafío tanto para los profesionales como para los padres.

El Mutismo Selectivo es un trastorno de ansiedad infantil complejo caracterizado por la dificultad del niño para hablar y comunicarse de manera efectiva en algunos entornos sociales.

Un niño con Mutismo Selectivo hablará en algunos momentos y en algunos lugares, pero no en otros. Esto puede comenzar cuando el niño va a la escuela, pero puede comenzar también a una edad más temprana. El Mutismo Selectivo puede continuar hasta la edad adulta.

¿Qué causa el Mutismo Selectivo?

Todos los expertos de distintos campos que tratan el MS lo consideran como un miedo (fobia) a hablar con determinadas personas y bajo determinadas circunstancias. Otro factor es que los niños con MS son muy tímidos o tienen miedo de avergonzarse en público, o quieren estar solos y no hablar con amigos u otras personas.

La logopedia es una de las terapias que pueden ayudar a un niño con MS.

Algunas técnicas que seguimos son:

  • Desvanecimiento del estímulo, donde poco a poco introducimos al niño en situaciones en las que le resulta menos cómodo hablar.
  • Dar forma, es otra técnica en la que siempre damos una recompensa al niño por intentar comunicarse.
  • Técnica de automodelado. Es posible que les pidamos a los padres que tomen videos o grabaciones de audio del niño hablando en una situación cómoda. Esos clips los podemos utilizar en lugares o situaciones en las que el niño suele sentirse incómodo al hablar.

Como logopedas siempre reforzamos la comunicación, en el caso del MS reforzamos la verbal. Visitamos los diferentes entornos comunicativos a los que asiste el niño, los entornos sociales donde el MS está más presente y siempre trabajamos y colaboramos con otros profesionales de diferentes áreas.

Para los padres tenemos muchas pautas y algunas de ellas son:

  • Asegúrese de que su hijo se sienta valorado y seguro.
  • Trate de reducir la vergüenza o el enojo por el comportamiento de su hijo.
  • Eduque a familiares y amigos sobre la naturaleza de las dificultades de su hijo.
  • Genere confianza enfocándose en los logros de su hijo.
  • Manténgalo ocupado proporcionándole una rutina.
  • Proporcione una ruta de escape también.
  • Establezca límites seguros con su hijo para que pueda dar pequeños pasos hacia adelante.

Para obtener más información y ayuda, por favor, ¡contáctame! ¡Estaré encantada en ayudar!

Sofía Zelou