Skip to main content
0
Artículo 1

Un retraso en el lenguaje es algo bastante común en los más pequeños.

Es un tipo de trastorno de comunicación y afecta a muchos niños. 

Cuando en un niño podemos observar algunos de los siguientes síntomas y signos de alerta, entonces, estamos en condiciones de detectar o sospechar un retraso en su lenguaje, al menos hasta que un especialista pueda confirmar la existencia del mismo: 

  • no balbucear a la edad de 15 meses
  • no hablar a la edad de 2 años y hasta la edad de 3 años
  • dificultad para hablar y construir oraciones cortas a la edad de 3 años
  • dificultad para seguir instrucciones y comprender a los demás
  • mala pronunciación o articulación de los sonidos del habla
  • dificultad para juntar palabras en una oración
  • dejar palabras fuera de una oración

Esas son algunas de las alarmas que los padres deben tener en cuenta. El retraso en el lenguaje puede afectar tanto el lenguaje receptivo como el expresivo.

Pero, ¿qué sucede cuando aparece un retraso en el lenguaje y no sabéis cuáles son las causas?
Lo primero que debéis hacer es visitar a un especialista, un/una logopeda, para que os informe sobre las causas.
El retraso en el lenguaje tiene muchas causas posibles. En algunos casos, más de un factor contribuye a un retraso en el lenguaje. Algunas causas comunes son:

  • Discapacidad auditiva: es común que los niños que tienen una discapacidad auditiva también tengan una dificultad asociada a su lenguaje. Si no pueden oír, aprender a comunicarse puede resultar difícil para ellos.
  • TEA: Si bien no todos los niños con autismo tienen retrasos en el lenguaje, el autismo aun así frecuentemente afecta la comunicación.
  • Discapacidad intelectual: una variedad de discapacidades intelectuales puede causar retrasos en el lenguaje. Por ejemplo, la dislexia y otros trastornos del aprendizaje provocan retrasos en el lenguaje en algunos casos.
  • Varios problemas psicosociales: Estos también pueden causar retrasos en el lenguaje. Por ejemplo, el descuido severo puede conducir a problemas con el desarrollo del lenguaje.

Es importante que pidáis ayuda cuando veáis que vuestro hijo presenta alguno de esos signos y no es capaz de comunicarse con los demás.

Juntos estableceremos un programa de intervención totalmente personalizado y os guiaré para poder ayudar a vuestro hijo en casa de manera efectiva.

Además, no os olvidéis que: Como seres humanos, una de nuestras necesidades básicas es poder entrar en contacto con otras personas, lo cual es un requisito indiscutible para una salud física, mental y emocional estable. Un retraso en el lenguaje impide que el niño transmita de forma fluida y comprensible lo que le sucede, lo que le resulta frustrante y requiere de todo el apoyo posible.

¡No dudéis en pedir ayuda y contactar conmigo!